Esta web utiliza cookies para que se tenga la mejor experiencia de usuario.
Al continuar navegando se está dando consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies.
  COLECCIONES
  VISTO EN
  LA JOYA
  SOBRE LUXENTER
  FRANQUICIAS
  LOCALIZADOR DE TIENDAS
ENGLISH
ENVÍOS GRATUITOS A PARTIR DE 39€ 2 AÑOS DE GARANTÍA 91 411 06 91 ENGLISH

COLECCIONESVISTO ENLA JOYASOBRE LUXENTERFRANQUICIASLOCALIZADOR DE TIENDAS
NUESTRAS PIEDRASENGASTESEL ARTE DE LA TALLACUIDA TUS JOYASNUESTROS DESEOSDISEÑO










Cuida tus joyas



En Luxenter trabajamos con una gran variedad de materiales para la elaboración de nuestras joyas. Todos ellos requieren un tipo de cuidado especial para garantizar su conservación. Siguiendo nuestros consejos, prolongará la durabilidad de las piezas. Las joyas deben cuidarse con esmero, sea cuál sea su composición. Son piezas de gran valor y en la mayoría de los casos muy delicadas, por lo que debemos tratarlas con el máximo cuidado. Lo primero que tenemos que saber es que las piezas se conservarán mejor, si se las guarda siempre en su estuche original. Es un error frecuente mezclar todas las piezas sueltas en joyeros ya que entran en contacto con otras joyas y esto suele hacer que se rayen. Las joyas deben guardarse por separado, envueltas en tejidos suaves para evitar los roces. Los estuches de Luxenter son idóneos para mantenerlas en perfectas condiciones. Si se guardan en un joyero, se debe procurar que las joyas estén siempre en compartimentos separados. En caso de que tuviera cualquier duda acerca del estado de sus joyas, recomendamos que se ponga en contacto con Luxenter, estaremos encantados de ayudarle siempre que lo necesite.

Joyas en plata

Estas piezas tienden a ponerse un tanto más oscuras como reacción a la exposición solar, luz excesiva y claramente por el PH natural de la piel. También pueden dañarse con productos cosméticos como perfumes, cremas y ni hablar de la sal. Para conservar en óptimas condiciones las joyas de plata Luxenter se pueden realizar periódicamente sesiones de limpieza. Para esto te recomendamos utilizar agua tibia mezclada con una gota de jabón y limpiar la pieza suavemente con un cepillo de dientes. También podría hacerse con un limpiador de plata siempre cuando no contenga algún tipo de componente abrasivo. Este procedimiento es recomendado para todas las joyas de plata exceptuando aquellas que contengan cuero, maderas o perlas ya que estos materiales no deben mojarse o frotarse. Por tal motivo se recomienda solo para las partes metálicas.


Piezas bañadas en oro

La mejor manera de limpiar y cuidar este tipo de joyas es con un paño de algodón. Esto es ideal hacerlo de manera periódica para evitar que se acumule suciedad especialmente si las piezas tienen relieves o hendiduras. Si la pieza está en muy mal estado se puede usar un poco de jabón neutro y agua tibia, la mezcla se debe pasar por toda la pieza con toques muy delicados. Al final hay que asegurarse de secar toda la joya con un paño. Hay que ser precavido si la pieza tiene cuero, piedras o cristales y fijarse en los cuidados que requieran estos materiales.



Joyas en metal o acero

Estas piezas, particularmente, requieren un cuidado muy especial y exhaustivo al ser materiales a los que afectan fácilmente componentes externos. Por tal motivo es recomendable evitar el contacto con superficies abrasivas así como con sustancias que tengan alcohol, ácidos, detergentes, etc. Estas piezas pueden limpiarse usando franelas especiales para limpiar metales, hay que asegurarse de que estas sean para limpiar y no para pulir. Si las joyas están muy afectadas, se puede usar un poco de agua y jabón neutro que no contenga factores abrasivos.

Joyas con piedras

Las piedras pueden afectarse unas a otras si se guardan en un mismo lugar haciendo que pierdan brillo y color. También pueden verse atacadas por sustancias cosméticas y por el PH de la piel. Es muy importante tratar con sumo cuidado aquellas joyas con piedras grandes ya que son muy susceptibles a los golpes y caídas. Se debe realizar una revisión constante de los engastes para asegurarse de que las piedras no estén sueltas. Para conservarlas en buen estado hay que evitar dejar las joyas al alcance los niños. Deben limpiarse suavemente con un poco de agua y un paño especial completamente terso. Así mismo hay que evitar que las piedras queden expuestas a la luz directa.

Joyas con perlas

Es recomendable mantenerlas alejadas de agentes químicos como perfumes, detergentes y alcohol. Puesto que es una piedra con una fuerte inclinación hacia la deshidratación se recomienda no dejarlas en contacto directo con fuentes de calor directas. Le sugerimos revisar con regularidad el enfilado de las perlas en el cordón para evitar pérdidas.

Joyas en cuero

Para el cuidado habitual de piezas que contengan este material es aconsejable limpiarlas levemente con jabón o crema hidratante de carácter neutro, sin alcohol ni colorantes, esto debe estar especificado en la etiqueta. En todo caso se debe evitar el uso excesivo de agua o demás líquidos.

Resinas

La limpieza de este material no va más allá de pasar un paño limpio por la joya. Aunque la resina puede resultar más resistente que una piedra semipreciosa, es recomendable no llevar puestas las joyas para realizar trabajos del hogar como jardinería, así como a la hora de realizar actividades deportivas.


Cristales y vidrios

Las joyas que contengan este material deben ser manipuladas con gran cuidado. Para su limpieza basta pasar un paño húmedo seguido de un paño seco para evitar dejar humedades en la pieza. Es importante evitar los golpes fuertes y caídas, así como cambios de temperatura extremos.









© Luxenter 2017